sábado, 17 de febrero de 2007

EL PASEO


Aquel día todo cambió. No hubo detalle alguno anterior a ese día con el que poder intuir que nada volvería a ser igual. Sujetarte. Sujetarme. Ocurrió, sin más. Sin avisar. Sin motivo aparente. No hay un por qué, ni un dónde concreto, clave o secreto que descifrar. Puedo visualizaros cómo sucedió, eso sí. No olvidaré ese día.

Se levantaban las baldosas de la acera como si una persona alicatada a dos metros bajo tierra, hiciera obras de interior. Nos llega su sonido y nos decora las calles de peligros. Se elevan nuestros pasos. No sabemos andar. Tropiezos. Vivir en asfalto sin red es difícil, cruel. Solo ángeles negros se habitúan a ello. Se te ocurrió acompañarme dando un paseo. Noche. Se me antojó mirarte y sonreías. No quería perder equilibrio en mi pisar, evitábamos improvisados agujeros en el suelo, tacón, tu mirada, mi sonrisa. Comienza a llover. Silencio. Conversación a ojos fijos en semáforos. Aligeramos el paso. Llegamos al otro lado del río de coches y claxon, nos gusta cruzar sin avisar. Risas y desaparezco. Caigo en un agujero de metro y medio, mientras tú sin darte cuenta continúas caminando y hablando sola. Al rato miras a atrás y ves mi cuerpo de arena de obra y fondo de grúa, corres a mi auxilio y nos convertimos en carcajada y eco. Me das tu mano y salgo de allí. En un abrazo fuerte, introduces tu apasionada lengua en mi boca asustada. No olvidaré aquel día, jamás.

14 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

Yo siempre he tenido un rechazo injustificado a la hora de aprovechar esos momentos... siempre pensaba, "no es justo, no es justo"...qué tonto he sido! pena que sigo igual...
Salud!

sofia dijo...

hoy va a ser un día de confesiones

eso me ha dicho una llamada telefónica ahora mismo...

y a tu confesión digo:
..no te justifiques.. no te justifiques

pazzos dijo...

Las aceras de la ciudad son un campo minado.
La tuya es una bomba de relojería emocional.
¿Hay algún artificiero en la sala?

pazzos dijo...

Tienes un encargo en mi blog. Lo siento.

Juan Cosaco dijo...

Va, Sofia, lo mio es una autojustificación continuada... pero tiene un buen fin (sigo, sigo) que es seguir siendo como soy, en lo que creo que hago bien, aunque se me pueda considerar tontuelo.
Salud, y confesiones sin iglesias!

Ulises dijo...

Me ha encantado como lo has contado.

Isabel dijo...

Nunca he exprimentado nada parecido,Sofía;imagino que tampoco olvidaría algo así...
Un beso.

sofia rabbit dijo...

esto es como todo COSACO ... hay improvisaciones, arrebatos, inconsciencias, intuiciones, lanzaderas,impulsivas emociones, acciones..que son para recordar y otras para olvidar. En este caso salió bien, aún con el gran riesgo que llevaba, yes. Es que tú eres muy analítico, como buen virgo... :)

que pereza PAZZOS, la vengaza será terrible

ULISES, gracias, me alegro :)

ISABEL, no sé es algo raro, si tienes especial interés en la temática, te escribo en privado jaja Un beso.

Buenos días

JuanMa dijo...

A veces la magia surge por accidente cuando menos se la espera.
Una vez aparece, sólo queda disfrutarla. Ya reflexionaremos al día siguiente...

sofia rabbit dijo...

...sigues teniendo el alma hambrienta

Bienvenido, alfombra roja

JuanMa dijo...

Sí. No creo que sea fácil saciarla...

Deja la alfombra roja a mano. Pienso seguir viniendo.

sofia rabbit dijo...

vale, pero no se me malacostumbre a los lujos, eh

el búho rojo dijo...

En ocasiones, la vida es como la fruta que está en su punto... hay que cogerla por que si no, se perderá...

Como siempre, hermoso.

Un beso

sofia dijo...

BUHO, qué sorpresa! continuamos sin poder entrar en tu blog :( .. cambiate aquí, pasa de lycos... has reparado la pantalla, no? o escribes a tientas¿ :D