martes, 2 de enero de 2007

EL ASESINO DE MOMENTOS

Jugábamos al Cluedo de la Vida en el salón, cuando mi prima Agatha comenzó a gritar: El asesino es el mayordomo !! .- y se quedó tan pancha. Por descarte ... Por descarte ... .- repetía emocionada.

Ir recogiendo todas las pistas que va dejando el asesino de momentos es bastante complicado. Se van amontonando frases disparatadas en un bloc azul con tinta verde, no sé por qué las voy anotando en ese cuaderno tan minúsculo cuando lo que voy a anotar son grandes silencios de cábala y con esa tinta campestre de esperanza, si luego se hace imposible leer el balance por el fogonazo de destellos multicolor revividos y por mis ojos rojos de impaciencia y rabia guardados en gafas negras de sospecha, quedando tan solo en la cabeza, garabatos de ideas mal analizadas. Eso si, la gabardina me queda de muerte.

Por todos es sabido que un asesino de momentos es esa persona, animal o cosa que te martiriza con una o varias preguntas inoportunas, mirándote fijamente a los ojos, sentenciándote antes de darte tiempo a responder, a una cruel cámara de gas o silla eléctrica. Un asesino de momentos también podría ser, se me ocurre poner ejemplos, un despertador, o una persona no-transparente pasando delante del televisor al final de un consejo publicitario dejándote espalda ladeada y sin moraleja, un camarero avisando del cierre del local a esas miradas enamoradas en la mesa del rincón, o en el metro la siguiente estación es tu parada justo cuando habías encontrado asiento, ...todo ésto elevado al infinito, da como resultado un suspiro y una frase tal que así: que cortos son los sueños cuando me persigue un asesino a sueldo de momentos.

Pero como decía, para mi el mayor criminal de estados homogéneos es el de las preguntas inoportunas, si, mi prima era feliz sabiéndose poseedora de argumentos y un culpable en su boca, risueña decía que un caso complicado y frío había resuelto, llegó al final de toda incertidumbre sin escrúpulos. Pero no, la cadena de homicidas y asesinatos no tiene fin, es un trabajo enlazado, como aquellas mafias italianas, heredado de padres a hijos, personajes de voces roncas, negros atuendos y venas dilatadas.

Voy yo y le pregunto, "por qué .... ?" inundándola de dudas. ¿Hay mayor ruptura, peor acto que dejar a alguien perpetuo con esa pregunta, hacerle ver, que ella no tiene mayordomo?

12 comentarios:

Capitán Ahab dijo...

Hay muchos asesinos de momentos,pero todos en algún momento lo hemos sido, es posible que sin ser conscientes de ello.
besitos

sofia dijo...

por qué?

sofia dijo...

todos llevamos un asesino dentro?
me está dando un yuyu q'pa'q

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. no tengo ni idea quien será el asesino-a.. sospecho de tu prima.. pero también me pregunto "¿por qué" te sienta tan bién la gabardina?..

sofia dijo...

me hace juego con el flequillo :)

sofia dijo...

tengo pensado hacer una serie de todo ésto, y me ayudeis a adivinar quien es el asesino...me ha afectado mucho el jugar al cluedo estas navidades...

Isabel dijo...

Yo sospecho que hasta el más inocente ha asesinado en alguna ocasión algún momento divino...
Todos somos culpables,Sofía...,no hay demasiada intriga... ;-)
Jeje,siempre original...Besos...

sofia dijo...

...elemental querida Watsona ¡ :)

Juan Cosaco dijo...

Curioso, tú escribiendo sobre asesinos de momentos, cuando yo me declaro ladrón de tiempo...
Eh, yo seré delincuente, pero no mato el tiempo!

Por cierto, ¿viste esa peli de Federico Luppi en la que se habla del "asesino difuso"; es un concepto paralelo al tuyo... no te la pierdas, no te defraudará: "Lugares Comunes"

Salud!

sofia dijo...

mira juan, a mi me pones la piel de pollo adelantando acontecimientos, te lo juro, de verdad te lo digo en serio, tienes poderes, yo que tú en vez de un blog me pondría una mesa camilla y barajaría un tarot... ya verás mi historia de mañana, que ya tenía escrita esta tarde...coincide con lo que me adelantas mira que miedo jaja. A ver si adivinas la siguiente? como adivines salgo corriendo

Juan Cosaco dijo...

Mira, lo último que quisiera dar es miedo, y menos a alguien como tú, jeje

Salud!

sofia dijo...

vale me quedo esperando acontecimientos :)