jueves, 27 de diciembre de 2007

SUMERGIDO



A veces te imagino con la cabeza sumergida, escuchando atentamente el golpeteo de tus dedos en las paredes de la bañera. Todavía te veo. Siempre. Me basta con cerrar los ojos. A veces me parece que veo por tus ojos. Pero es como un recuerdo, no es real lo que veo. Espuma. Tu ojo, se ha convertido en el ojo con el que veo mis sueños. Algo así, pero parece tan real. Sueño líquido. Un ojo imaginario, eso puede ser muy real. Te imagino impidiendo la inundación de tus pulmones de agua hirviendo, dos minutos, tres, cinco.. Escuchando tu invención del silencio, se arruga tu piel. A veces te imagino con la cabeza sumergida y en esos momentos en los que te evades, me sumerjo contigo. Abro los ojos y mi ropa y pelo están empapados. Te recuerdo, sujetando fuertemente mis muñecas. No respiras.

.
.

4 comentarios:

El búho rojo dijo...

O estamos hablando de una langosta, o necesito… aire

Brisuón Çafrén dijo...

Tiene usted la poderosa e innata capacidad de ponerme los pelos de punta cuando escribe cosas como esta.

Malísima. dijo...

jajajaja Sr Brisuon.... ¿se leponen los pelos de punta?

Pues antes de la bañera pasa esto:

http://www.youtube.com/watch?v=sZmbXN_pcjI

jajajaja

Te adoro Sofía.

Sofia dijo...

No, pasa esto


Te venero :D