domingo, 20 de enero de 2008

EL ABRIGO


.
Tenía tu abrigo. Aquella noche huías de mí y de ti mismo. A las seis de la mañana despertaste de un mal sueño y te separaste del abrazo, dijiste que debías regresar, se te hacía tarde. No dije nada, sólo te miré y no pudiste sostener mi mirada, la bajé vencida. Sonámbulo, guardaste en la maleta tres cosas que ni te pertenecían y te marchaste. No pude seguir durmiendo, no quise retenerte. Dejaste el abrigo. Fue entonces cuando te imaginé corriendo bajo la lluvia, volado por el viento, helado en tu improvisado pensamiento. Lo mantenía en mis manos y cayó un botón al suelo. Rodó, giramos perfectos y pasaron cinco años.
.
Cada año es menos invierno, aunque continuo teniendo frío desde entonces. Me mantiene viva, el frío y tu recuerdo. Piazza Navona, un capuccino. Es lo primero que hago cuando aterrizo en Roma. Están todas las mesas ocupadas, excepto una. Un hombre de espaldas inicia camino. La ocupo, mi vaho envuelve pinturas cercanas. El sol ilumina la nata del café y me bebo ese momento. La silla que tengo enfrente, está ocupada por un olvidado abrigo, ahora me doy cuenta. Me acerco y lo recojo, le falta un botón. Me giro, regresas y me sonríes.
.
.

(tarda un poco en cargar la música, pero merece la pena la espera)
.
.
.

18 comentarios:

RAÚL dijo...

qué historia preciosa! me gusta mucho el apoyo musical para un relato. bonitoblog.

sofia dijo...

Bienvenido "R"aúl

d2 dijo...

Genial

victoria dijo...

entre tanta perdida encontrarse a uno mismo para encontrar a los demas y volverse a perder espero que esta vez os unais en el mismo hilo.bonita historia

Brisuón Çafrén dijo...

Su capacidad para hipnotizar va mucho más allá de la imagen de ese abrigo.

La contundencia de su relato golpea la realidad, y la complicidad de los acordes de esa música remata toda esperanza de salir indemne de la lectura.

snake dijo...

maravilloso

Sofia dijo...

lloro emocionada y no tengo pañuelo

Isabel dijo...

Una historia para la ciudad eterna,amiga.Hay historias eternas también.
Un beso.

Anónimo dijo...

cómo me has emocionado! se me ha disparado el corazón. nunca había pasado por aquí. prometo volver, es precioso.

Lau

Danelí dijo...

Volver, siempre volver.
Y el invierno, en su frío, esconde un secreto.

Un beso

El búho rojo dijo...

Una bonita historia

Maldita eternidad que me atrapó en la espera sin fin

Bacione

S (ese) dijo...

Si que mereció la pena.

Pejooe desnatado dijo...

Me encanta que me robes tiempo con palabras.

(Te aviso de antemano, robaré para un futuro "relatoescritoloquesea" tu frase de: "El sol ilumina la nata del café y me bebo ese momento").

sofia dijo...

Es escuchar la palabra ROBAR ..y me sube un escalofrío desde el meñique del pie izquierdo..cruza mi escultural cuerpo y frena en la oreja derecha, da la vuelta al cuello y se me eriza el pelo


Besos a todos, gracias por vuestros comentarios

sofia dijo...

¿qué recordais de Roma? (con una sola palabra, si puede ser)

sortile9io dijo...

Nada.

JuanMa dijo...

Cenar en la Piazza Navona.

Un beso.

sofia dijo...

Rabitos de uvas pasas